El mercado residencial de la tercera edad: nuevo caramelo de los inversores inmobiliarios | Somos Chueca - Salesas
Seleccionar página

El mercado residencial de la tercera edad: nuevo caramelo de los inversores inmobiliarios

Las viviendas de las personas de la tercera edad son el nuevo objetivo de los inversores inmobiliarios, que ven en zonas de Madrid como el barrio de Justicia el escenario perfecto para ampliar sus carteras

Cartera de pisos de la SOCIMI Almagro Capital | GOOGLE
Cartera de pisos de la SOCIMI Almagro Capital | GOOGLE

Los inversores del ladrillo continúan con su vista puesta en Madrid y en nuevos objetivos inmobiliarios más allá de la vivienda residencial tradicional como las viviendas compartidas, los centros de datos y logísticos, las residencias de estudiantes o los alojamientos para la tercera edad.

Esa es una de las conclusiones del informe Tendencias del Mercado Inmobiliario en Europa 2019 de la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) y el Urban Land Institute, que sitúa a Madrid como la cuarta ciudad favorita de los inversores inmobiliarios, solo superada por Lisboa, Berlín y Dublín.

Los inversores ven en Madrid un escenario con buenas expectativas económicas y con potencial de crecimiento de sus beneficios en nichos “menos expuestos” a los ciclos económicos y “más ligados a las nuevas tendencias demográficas y tecnológicas” que, según sus cálculos, les permitirán obtener beneficios aunque suban los tipos de interés.

Viviendas de la tercera edad que ya cotizan en Bolsa

La Sociedad Anónima Cotizada de Inversión en Mercados Inmobiliarios Almagro Capital Socimi S.A. es un buen ejemplo de esta tendencia hacia las inversiones en el mercado residencial de la tercera edad que, según sus cálculos, supone más de 8,5 millones de viviendas.

Gestionada por Orfila Management, esta SOCIMI debutó en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) a mediados del mes de enero como la primera dedicada en exclusiva a invertir en inmuebles en propiedad de personas mayores que se ubican en zonas “prime”.

En la actualidad cuentan con una cartera de 14 propiedades, todas ellas en Madrid, situadas en los barrios de Chueca (100 m²), Recoletos (123 m²), Goya (232 m²), Chamartín (562 m²), Chamberí (182 m²), Goya 2 (80 m²), Princesa (585 m²), Chopera (55 m²), Lavapiés (66 m²), Palacio (153 m²), Salamanca (158 m²), El Viso (104 m²), Retiro (207 m²) y Lavapiés 2 (66 m²).

Su actividad se centra en la fórmula del Sale & Leaseback, que consiste en adquisición de viviendas residenciales de personas de avanzada edad con las que posteriormente se firma un contrato de alquiler a largo plazo que les permita vivir en su casa sin tener que cambiar de residencia ni preocuparse de gastos como el IBI.

Una alternativa “más flexible y eficiente”, a la venta de la nuda propiedad que ofrecen inversores privados (consistente en vender la casa y quedarse como inquilino en ella sin pagar alquiler de manera vitalicia) o las hipotecas inversas que brindan los bancos (un tipo de crédito hipotecario que ofrece una renta mensual a mayores de 65 años, que pueden seguir utilizando la vivienda mientras vivan) que, según Almagro Capital, “ofrece una solución atractiva tanto a vendedores como a inversores”.

Según el plan de inversiones de la compañía, que prevé alcanzar los 100 millones de euros a medio plazo, entre 60-70% se dedicará a propiedades en zonas exclusivas de Madrid, el 20% a zonas “prime” de las principales capitales de provincia españolas y el restante 10-20% a inmuebles en zonas de alto potencial de revalorización.