Publicidad
  • El pregón del Orgullo 2018 en la Plaza de Pedro Zerolo protagonizado por la generación ‘millenial’

    5 julio 2018 escrito por  

    La Plaza de Pedro Zerolo estaba ayer a rebosar por el pregón que da el pistoletazo de salida a las fiestas del Orgullo LGTB 2018. Marcado por la celebración de los cuarenta años de la primera manifestación del Orgullo de Madrid, los más jóvenes tomaron el escenario para reclamar el fin de la LGTBfobia y alzar la voz por las nuevas generaciones del colectivo.

    Desde una hora antes del inicio del pregón ya comenzaba a haber un gran ambiente en la plaza desde la que multitud de medios y prácticamente todas las televisiones conectaban en directo. Unos minutos antes del pistoletazo de salida sonaba Amy Winehouse en el escenario y posteriormente aparecía La Plexi para conectar en directo con nuestros compañeros de Madrid Directo donde bromeaba con el cámara pero tras lo cual y antes de dar inicio la presentación lanzaba a todos los asistentes uno de los gritos de la tarde con un “Gracias por no tener miedo”.

    Imagen Pedro Zerolo una hora antes del Pregón | foto SOMOSCHUECA

    Antes de la entrada en escena de Los Javis, la presidenta de la FELGTB, Uge Sangil, recordaba al colectivo trans a “los niños, niñas y niñes que sufren acoso escolar”. Por su parte, el presidente de COGAM, Jesús Grande, pedía disfrutar y reivindicar “durante los 365 días del año, desde administraciones, ONGS”; mientras que Boti García Rodrigo, recordaba a los primeros activistas LGTBIQ. “Porque fueron, somos. Mantened la memoria. Recordad que el Orgullo es fiesta, es lucha y reivindicación, no lo olvidéis nunca”, enfatizó.

    Presentado por Javier Ambrossi y Javier Calvo (“Los Javis”) y con La Plexy como maestra de ceremonias, Los Javis señalaron que los jóvenes pregoneros de ese año, todos menores de 27 años, son «el ejemplo de que se puede lograr un mundo mucho mejor».

    Agoney y Marina, concursantes de la edición 2017 de Operación Triunfo, hablaron de la necesidad de “sacar las garras” y que no se trata del “Orgullo gay”, sino del Orgullo “de todos”. Por su parte, la futbolista Mapi León recordó que existen países en los que las personas LGTB “tienen que huir” y se encuentran “las puertas cerradas” y puso como ejemplo el caso de Rusia, donde ahora se está celebrando el mundial, donde se vulneran los derechos LGTBI a diario.

    “Aunque se nos pueda olvidar por los panfletos que vemos durante el Orgullo, no se celebra en exclusiva para los chicos cis -personas no trans-, gais y musculosos de clase alta. Demos más voz e importancia a las mujeres”, reclamó King Jedet.

    La generación millenial de pregonera | foto MADO

    Tampoco faltaron en el pregón las personas trans, que este año protagonizarán la manifestación del Orgullo 2018. Porque, han tenido que esperar hasta 2018 para que la OMS haya decidido eliminar a la transexualidad de la lista de enfermedades mentales.

    Bast, activista trans y pareja de Marina de OT, aprovechó su paso por el escenario para pedir una ley LGTBQI estatal: “Hoy estamos aquí para recordar que somos visibles, que no tendría que hacer falta operarse u hormonarse para que la sociedad te vea con los ojos que debería verte”.

    Como marca la tradición, al final de los discursos sonó la canción “A quién le importa”, tema que se ha convertido en el himno del Orgullo madrileño y que tanto pregoneros como espectadores cantaron a pleno pulmón y con mucho sentimiento mientras se proyectaba el videoclip del pasado año (World Pride) en el que participaron multitud de caras conocidas de la música.

    La fiesta en el escenario continuaba con otro clásico como el “I will survive”, aunque en una versión muy “flamenquita” y con la aparición de la actriz Loles León para animar a la plaza.

    Antes del punto y final hubo un recordatorio para reciclar ya que se quiere un Orgullo sostenible para la ciudad.

    Homenaje al creador de la bandera arcoíris

    Además del pregón, los organizadores del Orgullo rindieron un homenaje al creador de la bandera arcoíris, Gilbert Baker, que falleció en marzo de 2017, al que le han dado el premio póstumo MADO 2018. Un diseño que surgió a petición del político Harvey Milk, y que ondeó por primera vez en 1978 en el Orgullo de San Francisco.

    Baker cosió unas telas que él mismo había teñido para crear esa bandera arcoíris, que en su primer modelo tenía ocho barras de colores el rosa (símbolo de la sexualidad, que acabó eliminando), el rojo (la vida), el naranja (la salud), el amarillo (el sol), el verde (la naturaleza), el turquesa (la magia), el azul (la paz) y el violeta (el espíritu).

    Más información:

    Deja tu opinión