Mujeres lesbianas, trans y bisexuales se suman al 8M para reclamar derechos LTB | Somos Chueca - Salesas
Seleccionar página

Mujeres lesbianas, trans y bisexuales se suman al 8M para reclamar derechos LTB

Además de luchar contra los obstáculos con los que se encuentran las mujeres en general, lesbianas, trans y bisexuales piden soluciones para otras situaciones en las que sus derechos se ven limitados

Encuentro con mujeres LTB en la FELGTB con motivo del Día de la Mujer 2019 | FELGTB
Encuentro con mujeres LTB en la FELGTB con motivo del Día de la Mujer 2019 | FELGTB

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) ha denunciado esta mañana, en su sede de la calle Infantas, que las mujeres lesbianas, trans y bisexuales (LTB) son víctimas de delitos de odio y de discriminación sanitaria, laboral y jurídica.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora este viernes 8 de marzo, la organización denuncia que, además de los obstáculos con los que se encuentran muchas mujeres, lesbianas, trans y bisexuales tienen que sumar otros escenarios en los que sus derechos se ven limitados.

Representantes de la FELGTB han explicado, por ejemplo, que las mujeres del colectivo no pueden acceder desde el año 2013 a las técnicas de reproducción asistida del Servicio Nacional de Salud por no tener “pareja varón”, algo que merma sus derechos sexuales y reproductivos.

También reclaman protocolos específicos en ginecología para la atención sanitaria de las mujeres lesbianas, bisexuales y trans, así como una formación adecuada de la comunidad sanitaria en la realidad trans, y que se pongan en marcha campañas de prevención en salud sexual e información para mujeres que mantienen relaciones sexuales con otras mujeres.

El colectivo LTB tampoco se libra de la sexualización y la cosificación. Según Arantxa Miranda, vocal de delitos de odio de la FELGTB, “las mujeres lesbianas y bisexuales somos concebidas por un amplio sector masculino como objetos sexuales susceptibles de satisfacer todas sus fantasías” y que cerca del 80% de las mujeres trans, ante otras alternativas laborales, “tiene que recurrir al trabajo sexual”.

Miranda también ha explicado que lesbianas, mujeres trans y bisexuales siguen estando prácticamente invisibilizadas y no disponen de muchos referentes en la producción cultural, gráfica, musical, literaria, periodística y televisiva.

Una brecha que es aún mayor en el caso de las mujeres mayores LTB, que han vivido en muchos casos dentro del armario desde su juventud y continúan sin hacerse visibles por temor al rechazo o la exclusión por su condición sexual, especialmente en las zonas rurales.

En cuanto a los delitos de odio registrados contra mujeres LTB, según el informe de delitos de odio elaborado y presentado por FELGTB en noviembre de 2018, entre un 60 y un 80% no se denuncian. Mientras un 73% de hombres gays denuncian estas agresiones, solo el 21% de las mujeres lesbianas se atreve a dar el paso de denunciar.

“Sabemos que estos datos no demuestran que los hombres sufran mayor violencia que las mujeres, si no que están más empoderados para denunciar”, ha declarado Miranda.

Pero una de las mayores discriminaciones la sufren las mujeres trans, a las que les continúan negada la autodeterminación de su identidad de género. Desde octubre de 2018, las personas trans pueden cambiar su nombre, pero para cambiar su género a nivel registral deben cumplir con los requisitos de la Ley 3/2007.

Esto implica que deben de tener un diagnóstico médico de disforia de género, acreditar al menos dos años de tratamiento hormonal, tener nacionalidad española y ser mayor de edad. Esto incrementa la discriminación laboral de las mujeres trans, pues muchas empresas rechazan sus candidaturas cuando hay una discrepancia entre su identidad sentida y su nombre legal.

Una situación que no mejora en el caso de las parejas de mujeres que, por su género femenino, tienen sueldos inferiores a los hombres y sufren los mismos obstáculos que las mujeres heterosexuales en el entorno profesional.

Otra de las trabas de las mujeres lesbianas y bisexuales a la hora de ser madres es que, antes de que nazcan sus bebés, deben estar casadas para poder inscribir a sus hijos en el registro civil. Un requisito que no deben cumplir las parejas heterosexuales, que no están obligadas ni a presentar una prueba de paternidad.

Asimismo, las parejas de mujeres no casadas no pueden inscribir conjuntamente a su bebé en el registro civil: la no gestante debe iniciar posteriormente un proceso de adopción de su propio hijo.

Reivindicaciones y movilizaciones para el 8M

La FELGTB se suma a las movilizaciones convocadas para el 8 de marzo para luchar por la igualdad de derechos para las mujeres en general y para las mujeres LTB en particular. Unas reivindicaciones que se concentrarán en los siguientes siete puntos:

1.   La aprobación de la orden ministerial que garantizará el acceso a todas las personas con capacidad de gestar a las técnicas de reproducción asistida.

2.   Que los bebés que nazcan en el seno de una pareja de mujeres puedan ser inscritos en el Registro Civil desde el centro hospitalario, en igualdad de condiciones que las parejas heterosexuales.

3. La creación de protocolos y de formación específica al personal sanitario sobre el fomento y la protección de la salud sexual de las mujeres que tienen sexo con mujeres, así como que se incluya la realidad de este colectivo en las campañas de educación sexual.

4.   Que se garantice la formación y sensibilización del personal de las instituciones geriátricas, así como de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado sobre la realidad y necesidades de las mujeres lesbianas, bisexuales y transexuales.

5.  La modificación de la Ley 3/2007 que sigue considerando a las personas trans enfermas al mantener medidas como la obligatoriedad de disponer del diagnóstico médico de Disforia de género para cambiar el género asignado al nacer en todos los registros. Se trata de una normativa que contradice las directrices europeas que aplauden la actuación de algunos Estados miembros que están incluyendo en sus legislaciones el reconocimiento jurídico del género sobre la base de la autodeterminación.

6.  La creación de medidas dirigidas a erradicar la discriminación machista, lesbofóbia, bifóbica y tránsfoba dentro del ámbito laboral y solicitamos la implementación de medidas e incentivos para organismos públicos y empresas privadas que favorezcan la integración e inserción laboral de las personas trans, por estar en situación de especial vulnerabilidad.

7. El desarrollo de programas de información dirigidos a los centros educativos que les ayuden a incorporar la diversidad afectivo-sexual, de género y familiar de manera transversal en sus currículums formativos.

Desde la FELGTB también animan a artistas, guionistas, periodistas y profesionales a visibilizar la realidad de la mujer LTB y a aquellas mujeres públicas LTB a visibilizar su orientación sexual para que otras mujeres del colectivo puedan tener referentes públicos LTB.