Ampliación de aceras en la calzada de Recoletos y en Alcalá | Somos Chueca - Salesas
Seleccionar página

Ampliación de aceras en la calzada de Recoletos y en Alcalá

La medida incluye la reordenación de la calle Alcalá y del Paseo de Recoletos, que cederán un carril a los peatones. El Ayuntamiento contempla realizar obras a partir de 2019 para que los cambios sean permanentes

Carril del Paseo de Recoletos que se convertirá en espacio Peatonal | SOMOS CHUECA
Carril del Paseo de Recoletos que se convertirá en espacio Peatonal | SOMOS CHUECA

El Ayuntamiento de Madrid continúa su apuesta por conceder más espacio a los peatones. Tras la ampliación de aceras de la Gran Vía ahora será el eje Cibeles-Recoletos-Alcalá el que se reordene para ampliar la superficie peatonal 1.270 metros y reservar espacio para autobuses y bicicletas.

Así, de los cuatro carriles actuales de la calle Alcalá, entre la Plaza de Cibeles y Barquillo, uno será para los peatones, otro se reservará para el carril bus, otro se convertirá en ciclocarril (carril compartido entre ciclistas y coches donde no se puede circular a más de 30 km/h) y solo quedará un carril para el resto del tráfico rodado.

También habrá cambios en el Paseo de Recoletos, entre la calle Prim y la Plaza de Cibeles, donde se suprimirá un carril de circulación para dedicárselo en exclusiva a los peatones. Una decisión con consecuencias permanentes, pues el Ayuntamiento tiene previsto construir aceras en ese tramo en 2019, como ya se ha hecho en Gran Vía.

El primer paso de esta medida es la instalación de 185 vallas new jersey de dos metros de largo en el Paseo de Recoletos (entre la calle Prim y plaza de Cibeles), la calle Alcalá (entre la plaza de Cibeles y la calle Barquillo) y la zona aledaña al Palacio de Buenavista, sede del Cuartel General del Ejército de Tierra, en su intersección con el Paseo de Recoletos.

A lo largo de la próxima semana se terminarán de colocar las vallas, que son como las que se instalaron en la Gran Vía antes de las obras de ampliación de las aceras, y se pintarán de amarillo los bordillos que separan las aceras actuales del nuevo espacio peatonal.

Estas actuaciones están coordinadas desde el Área de Medio Ambiente y Movilidad y cuentan con el apoyo del Área Desarrollo Urbano Sostenible, que contempla ampliar este espacio peatonal con un proyecto de obras a partir de 2019.